La boda de Miguel e Irina fue una boda sencilla y bonita.

Llegamos directamente al Ayuntamiento de Gandia, situado en la Plaza Mayor donde los familiares ya esperaban ansiosos la llegada de los novios. Algunos de ellos habían venido directamente desde Rusia.

Ya en el interior del ayuntamiento, tuvimos una pequeña ceremonia llena de vida, miradas cómplices y alegría. Fuimos testigos no solo de la unión de dos personas, si no también de la unión de dos culturas, dos familias que a pesar de la distancia ya mantenían una estrecha relación. Tras el arroz partimos directamente hacia el restaurante El Arnadí, situado en Guardamar de la Safor, donde además de disfrutar de una pequeña recepción con la familia y amigos, pudimos jugar fotografiando en los románticos rincones que nos ofrecían los jardines y los salones cuidadosamente decorados del restaurante. Un selecto restaurante francés muy acogedor donde disfrutamos de su gastronomía con todo gusto y sentido.

Una boda “mínimal”, intensa y muy familiar.

Miguel, Irina, Welcome to Kazados!

2_SRF5599 1_SRF5564 3_SRF5616 4_SRF6964-2 5_SRF5727 6_SRF5813 8_SRF5839 7_SRF5825 9_SRF5996 10_SRF6042 11_SRF7088-2 12_SRF6118 13_SRF6131 14_SRF6199 15_SRF6205 16_SRF6263 18_SRF6456 17_SRF6387 19_SRF7132-2 20_SRF6600 21_SRF7155 22_SRF6783 23_SRF6816 24_SRF6823 25_SRF7127