Nunca imaginábamos que volar desde España a Sudamérica, para realizar las dos bodas destino del año pasado, llegaría a ser una aventura tan enriquecedora e inolvidable.

Después de cruzar el charco y disfrutar unos días de escala en Colombia, embarcamos hacia México preparados para disparar en la ciudad de Veracruz, una de las ciudades más importantes del país. Teníamos muy buenas sensaciones ya que todo estaba orquestado por el buen gusto de María José y Daniel. Sabíamos que era una boda donde todos los preparativos iban a estar cuidados al milímetro.

Llegamos con un día de antelación con la intención de descubrir un poco el país y la ciudad. Nos gusta disfrutar de las calles, la gastronomía y de las gentes en los destinos donde realizamos nuestros reportajes. En este caso concreto, tuvimos la suerte de que nuestro gran amigo y colega Oscar Castro hizo de perfecto anfritión y de “manager road”, dedicándonos una intensa jornada, visitamos casi todos los rincones de la ciudad de Veracruz!. De casi todo lo que pudimos ver, lugares preciosos cargados de historia y singularidad, nos quedamos con la gastronomía mexicana y su conocido Lechero de La Parroquia.

Y llegó el día esperado, el día del enlace entre Maria José y Daniel. Una pareja muy simpática y amable, que nos abrió las puertas de sus casas y nos trató como si fuéramos unos familiares más. Después de documentar los preparativos en las casas del novio y la novia, Mª José y Daniel tuvieron su encuentro privado, un First Look muy emocionante antes de la ceremonia. En el jardín de María José esperamos, simplemente esperamos a ver que ocurría, ni el fuerte viento ni las prisas borraron la sorpresa y las sonrisas de sus caras. Un poco más tarde, entrando en la iglesia ya de noche, junto a toda la familia y amigos, asistimos a una ceremonia preciosa y muy emotiva.

Para la celebración de la fiesta y el banquete María José y Daniel escogieron los Salones Sangrila, donde nos encontramos con un lugar impresionante, donde todos los detalles, la decoración y la iluminación nos dejaron sorprendidos por su gran espectacularidad. Todo el evento transcurrió entre risas, abrazos, alegría y fiesta… mucha fiesta!

Queremos agradecer a Oscar Castro y su familia, la oportunidad brindada y también a Mario Palacios, por acompañarnos en la kacería y prestarnos las fotografías de casa del novio para este post.