Cuando Sandra y Óscar se pusieron en contacto con nosotros con la idea de una sesión de regalo entre enamorados no dudamos en cargar las mochilas y a provechar el momento para salir a conectar con nuestra propia naturaleza, a disfrutar del aire puro, de una atmósfera inigualable y una pareja con encanto propio, una pareja que a pesar de su juventud no tuvieron pega alguna en dejar correr los sentimientos, en dejar hablar las miradas y en dejarse contagiar por el ambiente, por la atmósfera que rodeaba cada caricia, cada gesto, cada beso.

Sin lugar a duda fue una tarde inigualable, los recuerdos se suceden en el tiempo, ¿por qué no pararlos y convertirlos en memorables?

Welcome to Kazados Sandra y Óscar.

 

Volver al blog