De boda en El Campello.

La sesión de preboda que realizamos paseando por la calles de Altea junto a Maria y Vicent, además de servir para conocernos y constatar lo excelentes chicos que son, también pudimos comprobar que la boda que nos habían preparado todo iba a ser espectacular. Muchas veces las expectativas nos sorprenden y justamente en esta boda en El Campello se superaron!

Cogimos el coche y en una hora ya estábamos en casa de Vicent en El Campello. Y allí todo fueron facilidades para que tuviéramos esa luz natural con la que tanto nos gusta trabajar. Cosa que también agradecieron nuestros compañeros de Misterestudio. Sus mejores amigos y la familia más cercana ayudaron a Vicent en sus preparativos y se intercambiaron unos cuantos regalos. Después de realizar los clásicos retratos familiares y algunos besitos, nos trasladamos unas manzanas más abajo, a la casa de María, donde ya nos esperaban con un poco de nervios.

A María la estaba maquillando una de sus mejores amigas y la casa ya estaba abierta de par en par, recibiendo a todas sus amigas que venían a ayudarla en su puesta de blanco. Lo cierto es que la casa estaba en plena ebullición, el aforo estaba prácticamente completo, pero pudimos trabajar sin problemas. Fueron ocurriendo esos momentos de emoción y de conexión mientras nosotros disparábamos e intentábamos no perder la concentración con tanta gente por la casa.

En la salida de casa de María entregó a sus damas de honor los tradicionales regalos. En El Campello también existe el tradicional pasacalle de la novia, desde su casa hasta la iglesia acompañada de música, amigos y familiares. Ya en la Parroquia de Santa Teresa de Jesús se encontraba Vicent junto a su madre esperando a la llegada de María, que estaba radiante. La ceremonia fue muy bonita y emotiva. La música, los parlamentos y el entorno eran perfectos en la iglesia rebosante de curiosos e invitados que no se lo querían perder.

Después de la excitante salida con el arroz y las felicitaciones nos trasladamos a la Finca Villa Bienvenida en Mutxamel, donde todo esperaba orquestado bajo la dirección y coordinación de Eva Marco de We Eventos, el catering de La Casa del Reloj junto con la brillante iluminación (valga la redundancia) a cargo de Ledi Lux, los cuales crearon el ambiente idóneo para celebrar por todo lo alto el enlace. Allí pudimos comprobar lo queridos que son María y Vicent por todos los familiares y amigos, entre sorpresa y sorpresa les dedicaron un espectáculo de coreografía digno de un festival, dejándonos a todos con la boca abierta! La fiesta se alargó hasta última hora de la noche entre bailes, bromas y sonrisas.

A través de este resumen queremos agradecer a JuanFran por recomendarnos a Maria y Vicent. Gracias a ellos tuvimos la suerte de realizar un reportaje tan especial para esta pareja!

GuardarGuardar

GuardarGuardar