“Existe una alegría secreta como la que yace en los libros. Juntos, el camino está abierto delante de nosotros”

El pasado mes de marzo tuvimos la oportunidad de disparar en esta increíble boda en Gandia. Cinta y Chris nos obsequiaron con una boda donde fusionaron a la perfección sus orígenes hispanos, austriacos e ingleses, fue una boda hermosa de dos enamorados y que no podíamos esperar a mostraros.

Sus familiares y amigos viajaron desde diferentes puntos de Europa para celebrar su día, preparado por Cinta y Chris desde Austria y Sara, una de sus mejores amigas, aquí en Gandia. 

La jornada comenzó en el Hotel Oliva Nova Resort, donde se hospedaba el novio junto a sus familiares más cercanos. Chris y su padres estaban muy contentos y tranquilos en un ambiente bastante íntimo, donde realizamos la sesión de preparativos. 

En el centro histórico de Gandia nos esperaba Cinta, en una preciosa casa justo detrás de la Seu Colegiata. Allí estaban acompañándola sus padres y a su hijo Leo. Como suele ser habitual los nervios suelen estar a flor de piel, provocando que las emociones se desaten con más facilidad con la llegada de las amigas.

Para el enlace nos desplazamos a la Iglesia de San José, en el Raval de Gandia, donde fuimos espectadores de una doble ceremonia, la boda de Cinta y Chris junto al bautizo de Leo.

Ya en el Restaurante Molí Nou de Beniflá, realizamos durante el coktail una pequeña sesión postboda, después en el banquete, los padres de Cinta y Chris les dedicaron unos parlamentos muy emotivos.

Para el fin de fiesta tampoco podía faltar el maestro de la KGB Kino Iznardo!

Cinta y Chris nos obsequiaron con una boda que no olvidaremos nunca.